El 21 de julio de 2023 la CADHP emitió una declaración en la que expresaba su preocupación por la expulsión de más de 200 personas refugiadas y solicitantes de asilo burkinesas por parte de las autoridades ghanesas. Los hechos comenzaron el 11 de julio de 2023, cuando las fuerzas armadas ghanesas comenzaron las deportaciones forzosas de personas refugiadas y solicitantes de asilo de Burkina Faso que huían del deterioro de la situación de seguridad en el país debido a la actividad de grupos armados. Desde 2019, Burkina Faso se ha convertido en el epicentro de la violencia de los grupos armados, especialmente grupos paraestatales, como Ansarul Islam y el Estado Islámico en el Gran Sáhara, los cuales siguen activos en el país. Las consecuencias de este contexto se pueden ver en el gran número de personas que han abandonado el país (desde 2019 más de 1.800.000 personas).

Personas refugiadas y solicitantes de asilo provenientes de Burkina Faso en un campamento en Ghana. Fuente. Asaase Radio

La CADHP condenó las deportaciones y el trato que Ghana ofreció a las personas refugiadas y solicitantes de asilo burkinesas, recordando que dicha acción viola el principio de no devolución presente en la Convención por la que se regulan los Aspectos Específicos de los Problemas de los Refugiados en África, de la que Ghana es Estado Parte. La CADHP resaltó que, en virtud de este principio, recogido en el apartado 3 del artículo 2 de la Convención, el Estado está obligado a tomar todas las medidas necesarias para garantizar la asistencia y protección a las personas refugiadas y solicitantes de asilo en su territorio. En este sentido, expulsarlas a un territorio donde su seguridad corre peligro viola las disposiciones de la Convención. También señaló que las acciones del Estado de Ghana violaban la Carta Africana, ya que no respetan la dignidad y la seguridad humanas ni el derecho a elegir el lugar de residencia. La CADHP instó a Ghana a respetar los derechos contenidos en la Carta Africana y la Convención sobre los Refugiados y a garantizar la protección de las personas refugiadas y solicitantes de asilo burkinesas. El comunicado de prensa (en inglés) puede consultarse aquí.